Vida Espiritual

Todo hombre está abierto a lo trascendente, a lo absoluto; posee, como decía San Agustín, un corazón que está inquieto hasta que no descanse en el Señor. De esta exigencia religiosa fundamental e irrenunciable arranca...