• Subcribe to Our RSS Feed

El Estudio

Oct 1, 2012   //   by Seminario   //   El Estudio, Nuestra Vida  //  Sin Comentarios

casa_actual_15Para poder responder a la Nueva Evangelización a la que el Señor llama a su Iglesia, debemos estar “dispuestos a dar respuesta a todo el que pida razón de nuestra esperanza” (1Pe 3,15). Por eso los llamados al sacerdocio, de un modo particular, se les llama a buscar un conocimiento más profundo de los misterios divinos y así “creer para entender y entender para creer”. Esta formación intelectual tiende a integrarse a un camino espiritual marcado por la experiencia personal de Dios para llegar a aquella inteligencia del corazón que sabe “ver” primero para comunicar luego el misterio de Dios a los hermanos.
Un momento esencial es el estudio de la Filosofía, que abarca los tres primeros años de esta formación, permitiéndonos conocer e interpretar más profundamente a la persona, su libertad, su relación con el mundo y con Dios. Otro rasgo de su importancia es establecer la relación entre el saber humano y los misterios de la salvación y evitar dejarnos arrastrar por el subjetivismo, el creer tener la verdad, cosa que se suele exaltar en nuestra cultura.

La filosofía nos conduce a una especie de veneración amorosa por la verdad, a valorarla como don de Dios que se plenifica y se completa en Cristo.
Otra ayuda para comprender la realidad nos la dan las materias de Psicología, pedagogía, Música Sacra e idiomas.
Otro momento esencial es la formación Teológica, que abarca desde el cuarto al séptimo año. Ella es la constituyente intelectual de la fe, que proviene de la fe y conduce a la fe. Este tipo de estudio permite conocer orgánicamente las verdades que creemos, que vivimos y que luego transmitimos. Tiene su centro en la adhesión a Cristo, Sabiduría de Dios, y en la reflexión madura de la Palabra de Dios, constituyéndose así en el foco que orientará nuestra futura acción pastoral. Podemos decir que los pilares dentro de la misma Teología son la Teología bíblica, la Teología dogmática y la Moral. Durante esta etapa se estudia también Historia de la Iglesia, Derecho Canónico y Liturgia.
La situación de nuestra cultura reclama, cada vez más, sacerdotes que estén a la altura de la complejidad de los tiempos y sean capaces de afrontar con claridad y profundidad los interrogantes de nuestros hermanos de hoy, a los que sólo el Evangelio de Jesús da la plena y definitiva respuesta.

Queres dejar un comentario?

Loading Facebook Comments ...