• Subcribe to Our RSS Feed

Testimonio: Un día en el Seminario

Oct 2, 2013   //   by Seminario   //   Testimonios  //  Sin Comentarios

Jorge Reinaudo¡Jorge! – mmm… – ¡Jorge! – ¿que? – ¡despertate! me dice el despertador tempranito con una canción conocida y repetida. – es cierto, ¡tengo que levantarme ya! Es que Jesús me espera en la capilla… de corrida me preparo, paso por el patio, beso la imagen de la virgen, y entro en la Capilla. Ahí están mis hermanos, con los que rezamos juntos, hay bostezos, ojos chiquitos… Comenzamos nuestro día con el Señor… Que hermoso esto.

Luego desayunamos, hacemos los primeros comentarios entre risas, rápidamente nos preparamos para las clases… unos van, otros vienen… ¡prepará el mate! dice un compañero mientras vamos bajando a clases.

Ya cerquita del mediodía el timbre nos avisa que hay que cerrar la carpeta, poner la mesa e ir a comer… ahí compartimos el almuerzo, damos gracias por esos ricos alimentos que el señor nos regaló en su providencia, y rápidamente a dormir la siesta… ¡y qué siesta!

Por la tarde, veo como cada quien va a contribuir con distintas tareas de la casa, unos a la huerta (dicen que es de dónde salen las mejores lechugas), otros a limpiar…

Terminada la tarea, nos disponemos para el estudio, vamos preparando las materias, hacer algún que otro trabajito práctico, y alguna juntada para merendar con los compañeros.

Al caer la tardecita, cerramos nuevamente la carpeta porque llega el momento mas hermoso, un nuevo encuentro con Jesús, de otro modo, ya que estuvo todo el día cerquita nuestro. Caminando a la capilla nos encontramos para ir a Misa.

Después de Misa, cenamos, compartimos algunas charlas, le decimos buenas noches a Jesús en la oración y… ¡hasta mañana! Para volver a comenzar este hermoso camino que nos cambió la vida… zzZZzzZz! – ¿Jorge?, ¡Jorge! Se durmió…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Queres dejar un comentario?

Loading Facebook Comments ...