• Subcribe to Our RSS Feed

Lucas Frontera: Mi experiencia en la Parroquia

Abr 11, 2013   //   by Seminario   //   Testimonios  //  Sin Comentarios
LUCAS FRONTERA

Lucas Frontera

Hola, mi nombre es Lucas Frontera. Soy seminarista del Seminario Jesús Buen Pastor y este es mi séptimo año de formación. Les cuento que los fines de semana salgo a la capilla Nuestra Señora del Rosario de Las Acequias, donde vive el padre Gustavo Juárez. Si bien el pueblo es pequeño, tiene una intensa actividad debido a que hace más de 50 años se construyó un colegio secundario dependiente de la capilla.

Mi actividad comienza los sábados muy temprano. El colectivo que me deja a 11 kilómetros del pueblo sale de Río Cuarto a eso de las 6.30hs. Los kilómetros restantes los hago a dedo, confiando que haya alguien que me suba. Pero nunca me quedé a pata…

Así, cerca de las 8 estoy en la casa parroquial, listo para comenzar el día. Rezamos con el P. Gustavo la oración de la mañana, y aprovechamos para meditar unos minutos el texto bíblico del domingo. Esta vivencia de compartir la oración durante todo el fin de semana (rezamos además esa misma tarde y a la mañana siguiente) me ayuda para toda la semana.

Mis mañanas de los sábados son variadas. Algunas veces salgo a visitar casas carenciadas del lugar llevando la Palabra de Dios; otras veces acompaño al P. Gustavo a otros pueblos vecinos o llevo la comunión a los enfermos.

Los sábados a la tarde tenemos dos Misas: primero en “Paso del Durazno”, donde religiosamente se juntan unas cuantas personas a compartir la celebración, y luego en la capilla de las Acequias.

Los domingos comienzan con la misa de los niños, donde se respira un clima de verdadera alegría. La tarde es para descansar y recargar energías para la semana de estudio que comenzaremos. Mi regreso es a eso de las 19hs, en un colectivo que me lleva directo a Río Cuarto.

Mi experiencia pastoral en este pueblo la vivo como un servicio a esa comunidad. Disfruto mucho de compartir las misas con la gente y aprovecho los momentos de misión que tengo o de visita a los enfermos.  A mí el Señor se me presenta vivo en ese pueblo y me llama a dar la vida por sus ovejas. Como este es mi séptimo año de formación, cada tarea es una preparación concreta para lo que será el día de mañana como sacerdote (si Dios quiere).

Por eso les pido su oración por el seminario: por sus seminaristas y formadores, para que no pierdan de vista nunca su vocación concreta a servir al Pueblo de Dios como Pastores.

Queres dejar un comentario?

Loading Facebook Comments ...