• Subcribe to Our RSS Feed

Las Peñas

Oct 5, 2012   //   by Seminario   //   Nuestra Casa  //  Sin Comentarios
Capilla de la Sagrada Familia

Capilla de la Sagrada Familia

En la época de la inauguración del Seminario Menor “La Sagrada Familia”, no se concebía un seminario sin la casa de campo o de descanso. La Santa Sede reclamaba con insistencia a las Diócesis que poseían seminarios la adquisición de una casa de vacaciones donde los alumnos pudieran disfrutar de unos días de descanso.
Nuestra Diócesis tuvo la bendición de Dios de contar con su casa de campo desde las primeras vacaciones del Seminario en el verano de 1944.
El Pbro. Aquilino Argüello, párroco de Berrotarán, dona a Monseñor Buteler un terreno que había adquirido de doce kilómetros de Berrotarán, en un rincón serrano llamado Las Peñas.
El terreno es una franja de unos 300 metros de ancho por más de 3000 metros de largo de norte a sur. Esta forma longitudinal y la orientación de norte a sur responde a disposiciones de la época de la colonia, ya que se intentaba que todos los campos tuvieran acceso a un curso de agua, en este caso concreto, al arroyo Las Peñas.

Procesión con el Niño de la Sagrada Familia

Procesión con el Niño de la Sagrada Familia en las Peñas

Monseñor Buteler quiso agradecer a Dios el poder contar con el Seminario de verano haciendo una misión para todos los vecinos de la casa, los serranos que vivían en los campos circundantes. La Misión se predicó en una gran carpa, ya que el lugar no contaba todavía con la Capilla.
En los años 1945 y 1946 se construyen los dos pabellones con dormitorios y baños con vista al arroyo. Pero sigue siendo una cuenta pendiente la construcción de una Capilla.

 Construcción de la Capilla

Construcción de la Capilla

Con una subvención del Gobierno Nacional, el 22 de febrero de 1948 se bendice la Capilla bajo la protección de la Sagrada Familia (con una réplica de la imagen que está en el Seminario).
Desde entonces los seminaristas pasaban 2 meses de verano en Las Peñas intercalando descanso, trabajo, deportes, estudio y oración.
En la actualidad la casa de verano recibe a los seminaristas la primer quincena de febrero y es lugar donde se realizan también los ejercicios espirituales de cinco, ocho o treinta días, según la etapa formativa de los seminaristas.

Queres dejar un comentario?

Loading Facebook Comments ...